< Volver a sección Varios


Inauguración de la nueva fábrica de El Cinco

Testimonio de un donante en representación de sus compañeros de Interquim

Anoche no pudieron dormir bien, solo a raticos, despertaron varias veces en la noche 2.661.000 personas.

2.661.000 que desde hace un tiempo no tienen paz ni sosiego porque no saben de donde va a salir la plata para comer el día siguiente.

2.661.000 personas que han tenido que retirar sus hijos del colegio, o están atrasados en la cuota de vivienda, o con los servicios cortados, o lidiando con embargos, o con todos estos problemas juntos.

En fin, 2.661.000 desempleados.

Imagínense ustedes más de los habitantes que tiene Medellín (incluyendo desde los bebés hasta los ancianos), buscando un empleo que no llega.

2.661.000 hogares en dificultades.

2.661.000 problemas de autoestima.

Cuántos hijos de ellos creciendo en un ambiente de zozobra y de inseguridad que repercutirá más adelante negativamente en sus vidas.

Millones de gritos ahogados por la angustia.

Pues bien, este fue el cuadro que nos movió hace 3 años a los empleados de Interquim a hacer un esfuerzo significativo donando el 5% de nuestros salarios para contribuir a solucionar este problema.

Generosamente se fueron sumando otras personas, empresas, organizaciones e instituciones que no me atrevo a enumerar para no caer en odiosas omisiones, pero que han dado como resultado una chispa de esperanza como la que hoy tenemos frente a nosotros además de otros proyectos tanto en el campo de confecciones como en el sector agrícola.

23 chicas, cabeza de familia, desempleadas en ese momento, que creyeron en El Cinco a pesar del gran escepticismo que había en el ambiente, iniciaron labores hace algo más de 2 años con el objetivo de sacar adelante todo un proyecto de vida.

Hoy, el resultado está a la vista, casi 100 personas constituyen La Precooperativa Crear y Crecer en esta magnífica sede con todo un mundo de sueños por realizar.

Ralph Lauren, Diesel, Off Coors, Ragged, Náutica, por mencionar solo algunas marcas, están llevando a sus clientes los productos que estas niñas elaboran, más que como un simple trabajo, con el convencimiento de que con la dedicación y el amor que le ponen a su labor (porque aquí se le pone amor además de sudor), están construyendo el futuro para ellas y sus familias.

Y para nosotros, los donantes, ha sido la gran oportunidad de retribuir parte de lo que la vida nos ha dado: el privilegio de tener un empleo, la posibilidad de educar a nuestros hijos convenientemente, una vida sin sobresaltos.

Pero lo que es más importante: más que dar, estamos recibiendo.

Hoy nuestras vidas tienen un nuevo sentido, nos ha ayudado a concientizarnos de la importancia de construir un mundo más justo para nuestros hijos, la oportunidad de contribuir a hacer de Colombia un país cada vez mejor.

Hoy estamos recibiendo mucho más de lo que estamos dando, El Cinco ha llenado un vacío en nuestras vidas, El Cinco nos ha enseñado a mirar el mundo desde una nueva dimensión.

A las chicas que ayer nos dijeron gracias, hoy les digo yo a ellas, tomándome la vocería de los donantes, gracias por ayudarnos a ser cada vez más dignos de vivir en esta sociedad. De todo corazón Gracias, Muchas Gracias.


Para más información acerca de El Cinco de click aquí